Pilar Molina Sánchez

Comencé mi trayectoria profesional tras un montón de curriculums entregados y de intentos por desarrollar mi profesión que nunca se habían concretado en una realidad, Tras 5 años trabajando en otro colegio, llegué a este Centro, que hoy es parte esencial de mi vida. Este regalo, que me vino del cielo, sigue siendo para mí una oportunidad constante tras estos 15 años de duro trabajo. Oportunidad de crecer y de aprender de cada uno de los alumnos y alumnas que, día a día, me ayudan a encauzar emociones, capacidades, habilidades y actitudes para saber dar forma a la mejor manera de educar. Todo este tiempo con los más pequeños, me ha convencido que esta vocación no se entiende sin la ilusión, el entusiasmo y la alegría que pongo en mi actividad diaria, porque si no fuera así, créanme, esto sería muy difícil (no voy a ser ilusa, hay días que no son tan buenos). Desde este punto de vista, considero que mi capacidad de entrega y mi convencimiento por la necesidad de una relación de cercanía y cariño con cada uno de los niños, han supuesto siempre una ventaja para mí. Esta etapa de mi vida ha propiciado interés por cosas que han ido emergiendo y permitiendo que me desarrolle como persona y como profesional. De ahí, que como maestra con la especialidad en Educación Infantil, haya querido profundizar en la formación como pilar fundamental para actualizarme y apoyar la Misión y los Valores del Centro, no sólo como profesional, sino también desde la coordinación de la Pastoral o desde mi trabajo por la Calidad de los Resultados. Y lo mejor de todo es que mi interés por profundizar sigue intacto, sigo buscando nuevas respuestas a las nuevas preguntas que van surgiendo cada día. Considero también que las relaciones con la Familia son la base de todo lo que hacemos con cada uno de los alumnos y, por ello, siempre lo he considerado punto central de mi actuación como docente, como el trabajo en equipo, cuestión central para todo profesional que se precie.

Profesora de Infantil

Pilar Molina Sánchez