Colegio Nuestra Señora de Andévalo de Sevilla

UN COLEGIO CON ALAS

Me siento orgulloso de pertenecer a un centro escolar como éste. Mucha gente considera que la profesión de profesor requiere vocación, y estoy totalmente de acuerdo. Vocación y entrega diría yo. Pero cuando a eso le añades el compromiso social, es como si de pronto empezaras a formar a ángeles en la tierra.

Hace años que emprendimos un maravilloso sueño. Las puertas del colegio tenían que abrirse para llevar toda la vida que había dentro, a las personas que lo necesitaran o que, de una forma u otra, pudieran beneficiarse de ella. Profesores y alumnos, todos a una, invierten su tiempo y trabajo de manera altruista en preparar actividades para alegrar a otros, para divertir a otros, o simplemente para acompañar a los que más solos se encuentran.

Ni un mal gesto, ni una cara de desgana, ni un signo de cansancio. Todo lo contrario. Cuando se plantea algo así, todo son ideas, propuestas y nervios esperando que llegue el día que se realice. Actualmente llevamos proyectos con cinco organizaciones externas, además de nuestro proyecto propio (Aula de la experiencia) y realizamos al menos tres actividades con cada una de ellas al año, pero ha llegado el momento de dar un paso más. Es hora de que los conocimientos que se adquieren en el Colegio sirvan para ayudar, informar o concienciar a otros. El Aprendizaje Servicio (APS) ha llegado para quedarse y a nosotros nos coge con experiencia suficiente para que nuestros ángeles extiendan sus alas y paseen sus corazones por todos los lugares y personas que los necesiten.

Eugenio Mariscal

No Comments Yet


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *